El diaro de la Gente Hispana en Iowa
Top banner


SALUD  |  HEALTH 
Home page
Advertising
Local
National
International
Sports
Social
Health
Immigration
English Summaries

Reemplazo de la articulación de la rodilla
Dr. Juan C. Arguello
Médico general con especialidad en Cirugía plástica
juancarguello@hotmail.com

   La articulación de la rodilla se compone de hueso, cartílago, ligamentos y líquidos. Los músculos y los tendones ayudan a que la rodilla se mueva en su articulación. Cuando alguna de estas estructuras se lastima o se enferma, surgen problemas. Los problemas en las rodillas pueden provocar dolor y dificultades para caminar.
    Los problemas en las rodillas son muy comunes y pueden ocurrir a cualquier edad. Pueden interferir con muchas actividades, desde la práctica de deportes hasta poder levantarse de una silla y caminar. Pueden tener un gran impacto en su vida.
    La enfermedad más común que afecta los huesos de las rodillas es la artritis.
    El cartílago de la rodilla se desgasta gradualmente y provoca dolor e inflamación.
    Las lesiones en los ligamentos y tendones también causan problemas con la rodilla. Una lesión común se produce en el ligamento cruzado anterior (LCA, por sus siglas en inglés). Estas lesiones frecuentemente suelen ocurrir por un movimiento de torsión repentino. Las lesiones del LCA y otras son lesiones deportivas comunes.
    El tratamiento de los problemas con la rodilla depende de la causa. En algunos casos, el médico puede recomendar un reemplazo de rodilla.
    Durante la cirugía de artroplastia de rodilla, se retiran el cartílago y el hueso dañados de la articulación de la rodilla. Luego, se colocan piezas artificiales, llamadas prótesis, en la rodilla.
Estas piezas se pueden colocar hasta en tres superficies de la articulación de la rodilla:
• El extremo inferior del hueso del muslo, llamado fémur. La pieza de reemplazo generalmente es de metal.
• El extremo superior del hueso de la espinilla, el hueso grande en la pierna, llamado la tibia. La pieza de reemplazo generalmente está hecha de metal y un plástico fuerte.
• El lado posterior de la rótula (patela). La pieza de reemplazo por lo general está hecha de un plástico fuerte.
Usted no sentirá ningún dolor durante la cirugía porque le aplicarán uno de los dos tipos de anestesia:
• Anestesia general: Esto quiere decir que estará dormido y no sentirá dolor.
• Anestesia regional ( epidural o raquídea). A usted le aplican un medicamento dentro de la espalda para insensibilizarlo de la cintura para abajo. También recibirá un medicamento para sedarlo. Igualmente puede recibir un medicamento que lo hará olvidar el procedimiento, aunque usted no esté completamente dormido.
Después de que le apliquen la anestesia, el cirujano hará una incisión sobre la rodilla para abrirla. Este corte a menudo es de 8 a 10 pulgadas de largo. Luego, el cirujano:
• Apartará la rótula y cortará los extremos del fémur y la tibia (parte inferior de la pierna) para acomodar la pieza de reemplazo.
• Cortará la parte inferior de la rótula con el fin de prepararla para las nuevas piezas que irán pegadas allí.
• Fijará las dos partes de la prótesis a los huesos. Una parte irá pegada al extremo del fémur y la otra irá fijada al extremo de la tibia.
• Pegará ambas partes a la parte inferior de la rótula usando un cemento óseo especial.
• Reparará los músculos y tendones alrededor de la nueva articulación y cerrará la incisión quirúrgica.
    La cirugía por lo general demora alrededor de dos horas.
    Por lo regular, las rodillas artificiales tienen tanto partes metálicas como plásticas.     Actualmente, algunos cirujanos emplean algunos materiales diferentes, entre ellos metal sobre metal, cerámica sobre cerámica o cerámica sobre plástico.
    Por qué se realiza el procedimiento
La razón más común para realizar una artroplastia de rodilla es aliviar el dolor intenso de la artritis. El médico puede recomendar esta artroplastia si:
• Usted tiene síntomas de artritis de la rodilla, tales como:
• Es incapaz de dormir durante la noche debido al dolor de rodilla.
• El dolor de rodilla lo limita o le impide poder realizar sus actividades normales, como bañarse, preparar las comidas y realizar tareas domésticas.
• No puede caminar ni cuidarse.
• Su dolor de rodilla no ha mejorado con otro tratamiento.
• Usted entiende cómo será la cirugía y la recuperación.
    La artroplastia de rodilla por lo general se realiza en personas de 60 años en adelante. La gente más joven a quien se le realiza este tipo de reemplazo puede ejercer tensión adicional sobre la nueva articulación de rodilla y hacer que ésta se desgaste de manera prematura.
Riesgos
Los riesgos de cualquier cirugía son:
•    Sangrado
•    Coágulos de sangre que pueden viajar de las piernas a los pulmones
•    Problemas respiratorios
•    Ataque cardiaco o accidente cerebrovascular durante la cirugía
•    Infección, que puede incluir los pulmones, las vías urinarias y el pecho
Antes del procedimiento
    Coméntele siempre al médico o al personal de enfermería qué fármacos está tomando, incluso drogas, suplementos o hierbas que haya comprado sin una receta.
Durante las dos semanas antes de la cirugía:
•    Prepare su casa.
•    Le pueden solicitar que deje de tomar fármacos que dificultan la coagulación de la sangre. Ellos abarcan ácido acetilsalicílico (aspirin), ibuprofeno (Advil y Motrin), naproxeno (Aleve, Naprosyn) y otros fármacos.
•    También es posible que necesite dejar de tomar medicamentos que pueden hacerlo más propenso a contraer una infección. Esto incluye el metotrexato, Enbrel y otros medicamentos que inhiben su sistema inmunitario.
•    Pregúntele al médico qué fármacos debe tomar aun el día de la cirugía.
•    Si tiene diabetes, cardiopatía u otras afecciones, el cirujano le pedirá que acuda a un médico que trate estas enfermedades.
•    Coméntele al médico si usted ha estado bebiendo mucho alcohol, más de uno o dos tragos al día.
•    Si fuma, es necesario suspenderlo. Pídale ayuda al médico o al personal de enfermería. El hecho de fumar retardará la consolidación de huesos y cicatrización de heridas. Es posible que su recuperación no sea tan buena si usted sigue fumando.
•    Siempre hágale saber al médico si tiene un resfriado, gripe, fiebre, brote de herpes o cualquiera otra enfermedad que usted pueda tener antes de la cirugía.
•    Posiblemente quiera acudir a un fisioterapeuta con el fin de aprender algunos ejercicios para hacer antes de la cirugía.
•    Prepare su casa para facilitar las tareas diarias.
Practique el uso de un bastón, muletas, un caminador o una silla de ruedas, especialmente las formas correctas de:
•    entrar y salir de la ducha
•    subir y bajar escaleras
•    sentarse para usar el inodoro y ponerse de pie luego
•    usar la silla de la ducha
En el día de la cirugía:
•    Generalmente se le solicitará no beber ni comer nada durante 6 a 12 horas antes del procedimiento.
•    Tome los fármacos que el médico le recomendó con un pequeño sorbo de agua.
•    El médico o el personal de enfermería le dirán a qué hora debe llegar al hospital.
Después del procedimiento
    Usted permanecerá en el hospital durante 3 a 5 días. Durante ese tiempo, se irá recuperando de la anestesia y de la cirugía misma. Se le pedirá que empiece a moverse y caminar desde el primer día después de la cirugía.
    La recuperación completa tardará de tres meses a un año.
    Algunas personas necesitan una corta estadía en un centro de rehabilitación después de salir del hospital y antes de ir a casa. En un centro de rehabilitación, usted aprenderá cómo realizar sus actividades diarias por sí solo sin peligro.




Galleria de la Foto

click for video
Rule
Sobre la LA PRENSA
About Us
Misión y Promesa
Mission & Promise
Archivos
Archives
LA PRENSA Empleo
LA PRENSA Jobs
Sujerencias
Feedback
Contáctenos
Contact Us
©2007 LA PRENSA HISPANIC NEWSPAPER • Site Created by J.Design LLC