El diaro de la Gente Hispana en Iowa
Top banner


SALUD  |  HEALTH 
Home page
Advertising
Local
National
International
Sports
Social
Health
Immigration
English Summaries

Los latinos y la obesidad:
Consejos para una vida saludable
Dr. Juan C. Arguello
Médico general con especialidad en Cirugía plástica
juancarguello@hotmail.com

   No es un secreto que la obesidad en los Estados Unidos es una cuestión urgente, pero lo es aún más en nuestra comunidad latina.
    Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention), los latinos tuvieron la segunda prevalencia de obesidad más alta en los Estados Unidos, lo que significa que este grupo tiene un 20% más de probabilidad de ser obeso que los blancos no hispanos. Además, el 78% de las mujeres mexicano-americanas tiene sobrepeso en comparación con solo el 60.3% de las mujeres blancas no hispanas.[1]
    “Durante las últimas décadas, ha habido un aumento significativo de la obesidad en los Estados Unidos, donde las poblaciones de origen latino son las que se han visto particularmente afectadas”, expresó Silvia Delgado, dietista registrada de Kaiser Permanente.
     “La obesidad debe ser una preocupación para la comunidad latina ya que aumenta en gran medida el riesgo de otros problemas de salud que incluyen la cardiopatía coronaria, presión arterial alta, derrame cerebral, diabetes tipo 2 y ciertos tipos de cáncer.[2] Otros estudios han encontrado que el exceso de peso puede provocar depresión, pérdida de energía y falta de confianza en sí mismo”.
    Aunque los investigadores no están seguros de por qué los latinos tienden a ser más obesos que otras razas y grupos étnicos, los posibles motivos incluyen actitudes individuales en la comunidad, normas culturales relacionadas con el peso corporal y menos acceso a alimentos saludables y asequibles al igual que lugares seguros para estar físicamente activos.
    “Con frecuencia, la comida equivale al amor en la cultura latina y cuando se observan auténticos platos latinos, con frecuencia, estos incluyen porciones saludables de frutas frescas, hierbas y frijoles”, expresó Silvia Delgado. “Pero cuando los latinos se van adaptando a la cultura de los Estados Unidos, con frecuencia observamos un cambio en las conductas alimenticias, como lo es cocinar menos comidas en casa, comer porciones más grandes y elegir comidas preparadas más baratas y convenientes que con frecuencia contienen gran cantidad de sodio, grasa y azúcar”.
    Silvia sugiere que nunca es demasiado tarde para comenzar a hacer algo al respecto. Ella recomienda realizar ajustes simples en el estilo de vida como comer de manera saludable y hacer ejercicio, puestos estos pueden ayudar a garantizarle a usted y a su familia una vida larga y saludable. A continuación se detallan cuatro recomendaciones para comenzar:
    1. Prestar atención a las calorías y llevar un seguimiento de las mismas: La cantidad que debe comer depende de su edad, nivel de actividad y de si usted está tratando de disminuir, mantener o aumentar su peso. Las investigaciones demuestran que el registro diario de lo que usted come y la cantidad de actividad física que hace es una de las claves para controlar su peso. Llevar un registro de los alimentos y la actividad le da un panorama claro de qué y cuánto come, y qué tan activo es.
    2. Servir un plato saludable: Intente la regla del “plato saludable”: Llene 1/2 plato con verduras, 1/4 con proteínas magras y el otro 1/4 con granos enteros o verduras con almidón.
    3. Ponga en marcha un estilo de vida activo: Estar activo lo ayuda a estar más sano y más fuerte, y a sentirse lo mejor posible, a todas las edades. Hacer 30 minutos de ejercicio moderado al menos 5 días por semana le ayuda a disminuir el riesgo de padecer una enfermedad grave y mejora su humor.
    4. Dormir bien por la noche: Cuanto menos duerma, tendrá más probabilidades de tener sobrepeso o ser obeso, desarrollar diabetes y preferir alimentos con alto contenido en calorías y carbohidratos. La falta de sueño hace perder los ritmos naturales de nuestras hormonas del hambre que pueden aumentar el apetito y contribuir a comer en exceso. Intente dormir al menos 7 horas a la noche.
    Como dice el dicho, “la salud es un tesoro que vale más que el oro”. ¡Vayamos en busca del oro!




Galleria de la Foto

click for video
Rule
Sobre la LA PRENSA
About Us
Misión y Promesa
Mission & Promise
Archivos
Archives
LA PRENSA Empleo
LA PRENSA Jobs
Sujerencias
Feedback
Contáctenos
Contact Us
©2007 LA PRENSA HISPANIC NEWSPAPER • Site Created by J.Design LLC